Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

Foto: Cortesía
16/03/2020 - 10:50
Vea cómo avanza en tiempo real, la propagación del COVID-19; número de casos, muertes y altas por regiones.

Encuesta

¿Se ha preocupado por su estado físico en época de cuarentena?

 

Recomendado

recomendado

31/05/2020 - 12:06
"Bob Behnken y Doug Hurley, acá en Space X estamos honrados de haber marcado el comienzo de una nueva era en los vuelos espaciales".
30/05/2020 - 08:33
Este 30 de mayo será el lanzamiento de Crew Dragon desde Florida supone el primero de humanos desde territorio estadounidense.
Suministrada.
27/05/2020 - 17:58
MinTrabajo también indicó que los trabajadores con contrato suspendido tendrán un Ingreso Solidario de $160 mil.

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

08/05/2020 - 14:59
Con más de 764.000 seguidores la mujer se ha encargado de robar suspiros a más de uno hombre que queda deleitado con su figura.

Videos Virales

Videos Virales

Foto: Captura de video
31/05/2020 - 00:08
El hecho ocurrió en el Club de Golf Hilton Head Lakes, en Carolina del Sur (EE. UU.), al frente de deportistas, que aprovecharon para filmar
Foto: Captura de video
31/05/2020 - 00:01
La víctima Julian Stewart tiene parálisis cerebral, le robaron su mensualidad ente dos sujetos en Australia
Foto: Captura de video
30/05/2020 - 00:52
El inesperado momento le ocurrió a Lobna Asal, una celebridad egipcia, cuando entrevistaba en directo al actor Ibrahim El-Samman, en el canal Al...

Espacio Paranormal

Paranormal

La Razón de México
05/04/2020 - 15:09
El objetivo de la agencia es que los amantes de estos temas pasen la cuarentena con los archivos más importantes existentes.
Foto: Captura video
23/02/2020 - 18:05
Sintiendo que este incidente permanecería sin ser contado, el guardia de seguridad publicó el video junto con el relato.
26/01/2020 - 16:43
Nesyamun, sacerdote egipcio, se convirtió en noticia luego de que un equipo de científicos británicos lograran 'hacerlo hablar'.

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Vea También...

Especiales

31/05/2020 - 13:59
El archipiélago ubicado en el Ecuador fue declarado como Patrimonio de la Humanidad el 31 de mayo de 1978.
31/05/2020 - 11:41
Lo que se busca en esta jornada es proporcionarle a los jóvenes conocimientos para detectar fácilmente la manipulación de las industrias tabacaleras.
Lunes, Abril 6, 2020 - 08:33

“Mejor seguir como antes, haciéndonos los pendejos, pero que los negocios funcionen y que los privilegios de un puñado de personas queden al margen de esas angustias pasajeras del pueblo”.

Un personaje para mi desconocido hasta ahora, de apellido Ángel, escribió un artículo que tituló “Entrar en recesión podría matar más que el Coronavirus”. Se trata de un miembro de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Bogotá que representa en ese organismo al sector privado.

Sí, al sector privado. Por eso me llamó la atención el escrito: primero, porque me temo que buena parte del sector que representa está pensando como él o va a llegar allá más temprano que tarde; y segundo, porque el artículo fue bastante promovido en las redes sociales que, entre otras cosas son justamente a las que acusa de ser las culpables de que un hecho, “relativamente insignificante como la pandemia”, se haya convertido en este caos y en esta histeria colectiva que nos puede llevar a la ruina.

El señor Ángel, que posa de erudito en materia de pandemias y economía, no es más que un charlatán, defensor de oficio de un modelo que está haciendo agua por todas partes, y una máquina de esas de grabar  que repite y repite con los mismos argumentos de hace ochenta años, más que trasnochados, la cartilla con la que defienden el capitalismo salvaje los grandes monopolios, los bancos más poderosos y las grandes compañías, vendiéndonos el cuento a los ciudadanos sobre aquello de que en su ausencia el mundo se derrumbará.

El artículo se sustenta en tres afirmaciones centrales: que durante 1918, 1957, 1968 y 2009 hubo también pandemias y que se murieron millones y que no obstante el mundo pudo continuar y la economía no sufrió; que lo malo de la pandemia actual es que toda la gente se entera día a día de lo que pasa, de los contagios y las muertes, y que eso es lo que crea el pánico que nos llevará al apocalipsis por culpa de las redes sociales; que la clase media, desde sus acomodados domicilios, viendo Netflix,  mirando sus smartphones, con luz, agua y teléfono y buena comida y vino, se la pasa reclamando en internet que primero está la vida que la economía y, que eso es lo que nos va a llevar al desastre, porque, según él,  “no entienden” que afuera en la calle hay millones de pobres que no tienen con que comer ni para pagar el arriendo. Recuerda, sin sonrojarse, que el año pasado murieron más de cien millones de personas de hambre en el mundo “estando la economía a full capacidad”, y se alarma ahora cavilando sobre “qué no irá a pasar ahora con el PARE que se viene decretando para atender la pandemia”; y concluye: “¡Que no se crea que la economía son unos banqueros de sombrero con tabacos jugando a la bolsa, la economía somos todos!”.

En su versión de las cosas, el problema no es que las enfermedades maten a millones ni que los sistemas de salud sean una calamidad y colapsen, ni que los muertos se tengan que tirar en las calles o que los galenos tengan que elegir por falta de equipos entre salvar unas vidas y no otras. No, eso no es lo malo ¡lo malo es que se sepa! “Mejor seguir como antes, haciéndonos los pendejos, pero que los negocios funcionen y que los privilegios de un puñado de personas queden al margen de esas angustias pasajeras del pueblo”.
 
Estos empresarios colombianos no han entendido nada. Las que han venido trasmitiendo los datos, minuto a minuto, no han sido las redes, no tienen como hacerlo, han sido las grandes cadenas de noticias y los grandes diarios, esos mismos que con maña, plata y astucia, ustedes, los grandes empresarios, han venido comprando y manejando a su antojo. Lo que pasa en realidad es que estamos en el 2020, y así no les guste, entérense por favor, el oscurantismo del siglo XIV que les resultaba tan conveniente ya no existe, y lo que debe orientar hoy por hoy las decisiones relacionadas con la salud son los adelantos científicos y las políticas públicas que deben estar al alcance de todos los ciudadanos.

La clase media no es tampoco la que maneja las redes sociales (supone uno que eso les molesta por su carácter más independiente y crítico).  Participa en ellas, como casi todos los sectores de la sociedad, especialmente los jóvenes. Así es el mundo actual, la globalización que tanto les gusta a los empresarios no es solo para cerrar negocios y hacer transacciones financieras y bursátiles, también es que para que los ciudadanos se comuniquen y sepan que pasa en otros lugares del plantea (incluyendo los temas de la salud física y mental), para compartir conocimientos y experiencias y para hacer parte de las decisiones y de la democracia y para defender sus derechos y para adquirir conciencia de como es que en realidad funcionan las cosas, como se manejan sus recursos, quien es quien en este entramado de intereses y componendas a nivel global y local.

Y la clase media sí sabe que existen millones de pobres allá afuera, de venezolanos en la calle vendiendo cualquier cachivache para sobrevivir, de muchachas migrantes del vecino país prostituyéndose para llevarles algo de comer a sus hijos, de vendedores ambulantes, de lo que sea, que viven con el mínimo de subsistencia, de desempleados recién graduados y de los que llevan años como profesionales sin mayores oportunidades, y de campesinos sin tierra, analfabetas y sin servicios básicos, de millones de desplazados y de cientos de líderes sociales asesinados. Pero no solo ellos lo saben, lo sabe todo el mundo. Y lo saben por que se los encuentran a diario en las calles, en los buses, porque muchos han sido sus compañeros de trabajo, o sus familiares, y otros porque les han pedido limosna cantando, o bailando, o disfrazados de muñecos estáticos parados durante horas en las esquinas de una ciudad.

Y no defiendo a la clase media, también en ella hay indiferencias que matan. Pero culparla de lo que pasa es una desfachatez y una falacia. Las naciones más prósperas del mundo han sido capaces de edificar sus modelos económicos, sociales y políticos, sobre la base de la generalización de sus clases medias y la democratización de las ganancias en la economía.

Estoy de acuerdo con Luis Fernando Ángel en algo: esos millones de desvalidos no se los inventó el coronavirus, en eso tiene razón. Y probablemente sus penurias se harán más gravosas con la pandemia, muy seguramente. Y la solución, según el talentoso empresario, es no parar la economía, seguir como antes, hacernos los locos con los muertos y los enfermos para que eso no pase.

No entienden nada. Lo que nos está matando no es la pandemia, el coronavirus es una retaliación de la naturaleza una consecuencia de los errores humanos. Lo fatal ha sido el modelo, la concentración infinita de la riqueza, el 80% está en manos del 1% de la población, las guerras, con billones de dólares gastados en pólvora y en armas para dominar el mundo, la violación de los derechos humanos, una sociedad de consumo que desperdicia toneladas de comida y de recursos para mantener los precios del mercado, unos gobernantes que desprecian la realidad del calentamiento global para que sus negocios y los de sus financiadores se mantengan con billonarias ganancias, un modelo de salud controlado por los empresarios de los grandes laboratorios que imponen sus recetas y precios como les viene en gana, un sector financiero que especula, soborna, manipula y confisca los bienes de los demás, de ciudadanos y de países, un mundo que se ha convertido en un sifón de porquerías y que mira displicente la desaparición y el sufrimiento de otras especies. 

¿Es eso lo que quieren conservar? ¿No pueden ver en la pandemia una rendija para la reconciliación, la paz o la justicia? ¿Qué todo quede intacto?

¿No están considerando aportar nada? ¿En reformular un modelo de convivencia en democracia y equilibrio en el que los jugadores de futbol, los presidentes de las grandes compañías y los banqueros no ganen miles y hasta millones de veces lo que un médico, un ingeniero, un taxista, un periodista, una enfermera o un artesano? 
¿Se necesitaba la pandemia para que Sarmiento Ángulo donara ochenta mil millones de pesos, una pequeña parte de sus ganancias con Odebrecht? ¿Y los bancos que? Con siete billones de pesos de utilidades al año y los rescates que les hemos puesto gratis del 4 por mil, ¿no están pensando en nada? Y no es solo Colombia, ¿los grandes empresarios gringos y europeos van a dejar hundir en la miseria a su gente sin ninguna consideración? Qué estarán planeando los gobernantes y sus socios empresarios ¿En defender sus privilegios a punta de fuerza pública cuando las cosas se compliquen y cojan un camino inesperado?

¡Aterricen empresarios! Antes de que los coja la noche.


@PazAportes
www.PazAportes.org

- Software por Activisual -
Modo de respaldo. Hace 1785 Minutos